Cambios en el fichaje horario: fichar con huella dactilar es ilegal

Las empresas españolas ya no pueden usar los datos biométricos para registrar los horarios de entrada y salida de los empleados si no quieren sufrir una sanción por parte de la AEPD.

bilky-blogger
Bilky Blogger
Visitas: 19958
Compartir:
...

Ojo si tu empresa usa la huella dactilar para fichar en la oficina ya que un reciente comunicado emitido por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) alerta que emplear datos biométricos, tanto los faciales como los dactilares, va en contra de los derechos de intimidad de cada persona, por lo que utilizar este método (salvo contados casos especificados en el RGPD) es ilegal.

El fichaje por métodos biométricos estaba permitido desde 2007 y muchas empresas los acogieron como opción segura para que sus empleados fichasen la jornada laboral. Desde entonces, estos métodos han estado siempre en el foco del debate, teniendo que abrigarse bajo guías, normativas o incluso leyes que han ido cambiando a lo largo del tiempo, creando inseguridad jurídica, entre otras cuestiones.

Sanciones de la AEPD y cómo evitarlas

Tanto es así que los recientes cambios normativos en torno a la privacidad de las personas dejan fuera de juego el uso de datos biométricos y, por tanto, de la huella dactilar. Por ello, una empresa que esté usando el sistema de reconocimiento de huella dactilar para fichar la entrada y/o salida de sus trabajadores estará incumpliendo con la normativa de la AEPD, incluso aunque el empleado haya dado su consentimiento, pudiendo ser sancionada.

Así, con el reciente cambio de la AEPD son cada vez más las empresas que optan por un software de fichaje horario, como ofrece Bilky, desde donde pueden crear y configurar los diferentes horarios para el control horario de sus empleados, independientemente de donde se encuentren estos.

Además, Bilky permite escalar la configuración de los horarios de las empresas, en función de las sedes o las ubicaciones en las que se encuentren los lugares de trabajo; al tiempo que posibilita la planificación de festivos y horarios laborables alternativos, entre otras cosas.